Velocidad de la Luz

010714_1525_Velocidadde1.jpg

El hecho que la luz viaje a una velocidad finita, aunque muy elevada, fue descubierto en 1676 por el astrónomo danés Ole Christensen Roemer. Él observó que los tiempos en los que las lunas de Júpiter parecían pasar por detrás de éste no estaban regularmente espaciados, como sería de esperar si las lunas giraran alrededor de Júpiter con un ritmo constante. Dado que la Tierra y Júpiter giran alrededor del Sol, la distancia entre ambos varía. Roemer notó que los eclipses de las lunas de Júpiter parecen ocurrir tanto más tarde cuanto más distantes de Júpiter estamos. Argumentó que se debía a que la luz proveniente de las lunas tardaba más en llegar a nosotros cuanto más lejos estábamos de ellas. Sus medidas sobre las variaciones de las distancias de la Tierra a Júpiter no eran, sin embargo, demasiado buenas, y así estimó un valor para la velocidad de la luz de 225.000 kilómetros por segundo, comparado con el valor moderno de 300.000 kilómetros por segundo. No obstante, no sólo el logro de Roemer de probar que la luz viaja a una velocidad finita, sino también de medir esa velocidad, fue notable, sobre todo teniendo en cuenta que esto ocurría once años antes que Newton publicara los Principia Mathematica.

Sin embargo puede ser que la velocidad de la luz no sea constante, Albert Eisntein trabajo en al teoría de la velocidad de la luz variable en 1911 y Robert Dicke en 1957, desde entonces ha causado escepticismo entre algunos científicos. Mediciones durante los años 70s realizadas por diversos grupos de científicos dieron como resultado una velocidad variable. Recientes mediciones de la constante de estructura fina en la interacción electromagnética muestran que una velocidad de la luz variable crearía cambios en la fuerza de los lazos moleculares y la densidad de la materia, lo cual traería como resultado un entendimiento del universo diferente al paradigma científico actual.

Comentarios

comentarios