Todos somos illuminati

giphy-26

El ser humano se encuentra en la dicotomía de su propio entendimiento, entre el blanco y el negro, entre el bien y el mal, entre el principio y el fin, el pasado y el futuro; y sin embargo, parece no encontrar un punto medio, algo sólido y definitivo en su existencia, vagamos por el cosmos ignorando nuestro origen e inciertos del futuro. A lo largo de nuestra historia hemos luchado por subsistir, desde la brutalidad de la madre naturaleza hasta la hostilidad de nuestra propia civilización, si algo es cierto es que hemos encontrado en la sociedad un refugio de las fuerzas destructivas de la naturaleza y hemos evolucionado al punto de crear un mundo de fantasía equiparable solo con nuestras carencias internas.
El ser humano tiene una conciencia limitada de su existencia, la neurociencia moderna indica que un 95% de las acciones del ser humano proceden del subconsciente y solo un 5% de sus acciones son conscientes. Nuestro corazón funciona sin que tengamos que estar conscientes de él, de la misma forma con nuestra respiración y es así también como el 95% de nuestras acciones son respuesta a estímulos que se disparan de forma subconsciente y en su mayoría son patrones aprendidos que provienen de la influencia social.

Nos vemos de la forma en la que entendemos al mundo. Desde el inicio de la revolución industrial y bajo el pensamiento mecanicista newtoniano-cartesiano hemos visto al mundo como la gran maquinaria material.
Hemos entrado a la era de las computadoras cuánticas, en donde la capacidad para procesar información ha roto la barrera de lo comprensible para el ser humano, es hasta este giphy (26)momento que hemos podido ver mas a fondo nuestra naturaleza. El Dr. Stuart Hameroff nos ha acercado más al conocimiento de nuestro cerebro argumentando que es el cito esqueleto subneuronal la unidad básica de procesamiento y no las neuronas. Hameroff hace un acercamiento desde el campo de la mecánica cuántica para explicar cómo nuestro cerebro funciona exactamente como una computadora cuántica.
Podemos ver a nuestro cerebro como una computadora, a la cultura como el sistema operativo que corre en ella, y al lenguaje como el código que la programa. La tolerancia y actualización de nuestro sistema operativo hará que seamos compatibles o no a nuevas ideas y formas de ver el mundo. Estamos dentro de un paradigma cultural, en el que hemos perdido la individualidad a cambio de la estandarización, pensamos de acuerdo a la opinión popular y no en base a nuestra experiencia personal, hace algunos cientos de años éramos el animal, luego el ciudadano, ahora el consumidor.

“Todos somos illuminati”. El nuevo orden mundial, así como el antiguo orden necesitaron de una sociedad cómplice, en este caso una sociedad que duerme en las sombras del inconsciente. Las contracciones de la moneda, la inflación, las guerras y la pobreza son las sombras del inconsciente colectivo, el cual nos hemos negado a ver, mientras estamos en la búsqueda de nuestros deseos y es así como pasamos a ser parte del sistema que nos aqueja. El hombre busca a dios, al presidente, al guru porque no quiere ver dentro para resolver su caos. Es más fácil ver el problema afuera que adentro, es más fácil negar la realidad que aceptarla y es ese el origen del conflicto.

1377379_727519943942058_1351970487_n

Comentarios

comentarios