¿Qué es la materia y el mundo físico?

1422639_733732563320796_682910631_n

El reto es optar por un nivel muy profundo de escepticismo, retando nuestras nociones de lo que es la materia y el mundo físico, así como lo que hemos asumido que es la consciencia y su rol en el universo.

La corriente principal de pensamiento, nos dice que el universo está compuesto de espacio, tiempo, materia, energía y distintas propiedades que surgen de la materia y energía. Lo que este punto de vista asume, es que la realidad existe independiente de nuestros conceptos humanos y medidas. Lo que no han reconocido es que, incluso la categoría de lo físico, es una categoría que nosotros los humanos hemos construido y no solo construido sino re construido desde hace mucho tiempo.

En los ultimos 400 años de ciencia hemos ido definiendo, basándonos en nuestros métodos de observación y medición, cuales son los parámetros de lo físico… que es y que no es materia. Estas son definiciones humanas y estas han evolucionado con la ciencia. Las ciencias físicas son muy buenas para medir lo físico… la materia. La noción de que todo en el universo debe caber en una construcción de realidad que nosotros mismos hemos creado y medido, para luego insistir que todo el universo debe caber en esa construcción, con la información que tenemos al día de hoy, me parece como un tipo de idolatría. Nosotros hemos hecho de la materia y de lo físico un ídolo, prácticamente idolatrándo estos conceptos como la fuente única de realidad, de lo bueno y de la felicidad. Pero es solo una construcción y francamente me parece absurdo insistir en que lo único que es real es lo que nosotros los seres humanos hemos podido medir (con objetos que nosotros mismos hemos construido) en los últimos 400 años. Realmente es pretencioso. Así que sugiero ver más allá de lo físico… después de todo el espacio, en sí mismo, no está compuesto de materia y energía, el tiempo no está compuesto de materia y energía, las ecuaciones matemáticas y las leyes de la naturaleza….ningúna de las dos, están compuestas de materia, energía, espacio o tiempo y quién puede negar que estas existen aunque no sean físicas.

El reto es volver a evaluar el concepto que tenemos de consciencia. La corriente principal científica asume que la consciencia simplemente emerge de una manera, que no han logrado explicar aún, de configuraciones complejas de compuestos químicos interactuando con electricidad. Nadie a hecho aún una propuesta de exactamente cómo es que esto ocurre. Nadie a dicho cuando, en nuestra evolución en este planeta, surgió por primera vez la consciencia y cuáles fueron las condiciones para su surgimiento. Tampoco se sabe, en el desarrollo de un feto humano, cuál es el momento en que emerge la consciencia o cuáles son las causas de que lo haga. Simplemente asumimos que de alguna manera la consciencia emerge de la materia… y pensamos así porque somos muy buenos para observar la materia. Somos muy buenos para observar, investigar y hacer experimentos para encontrar configuraciones de materia y energía. Pero la corriente principal científica, en los últimos 400 años, nunca ha creado un medio sofisticado para observar estados de consciencia. La mente, procesos mentales. Especialmente en los últimos tiempos, la mayor parte de las investigaciones sobre la naturaleza de la mente, han sido indirectas, enfocándose en lo que los científicos son buenos para observar… lo físico, lo objetivo y cuantificable.

Así que los científicos, psicólogos cognitivos y neurocientíficos, interrogan a otros sobre sus experiencias, pero no toman esas experiencias como hechos, sino simplemente los toman como reportes o data. Además, se piensa que todas las experiencias subjetivas consisten de alucinaciones, dejándo únicamente espacio para el materialismo y haciendo totalmente a un lado nuestra propia experiencia directa, como si nuestra propia experiencia inmediata no cuenta y debemos confiar en las observaciones de un científico, como si ellos tuvieran algún tipo de acceso especial. Esta mentalidad que disminuye la experiencia personal y autoritariamente le da autoridad a un grupo específico, es el tipo de mentalidad que había durante el escolasticismo medieval. Es precisamente el tipo de mentalidad contra la que los pioneros de la revolución científica, se rebelaron. Los escolásticos se rehúsaban a ver a través del telescopio de Galileo, porque sabían que si veían algo que rechazaba sus puntos de vista metafísicos, estaban seguros que debía ser una alucinación y debía ser marginalizado. Esa es la actitud de los científico cognitivos el día de hoy.

Así como Galileo, que en su momento insistió en que lo que se percibía con los sentidos al observar el cielo a través del telescopio, botaba lo que el escolasticismo medieval había asumido y por lo tanto había que basarse primariamente en la experiencia, así los budistas contemplativos y todos los diferentes tipos de tradiciones contemplativas al rededor del mundo, se basan en la experiencia propia sobre la naturaleza de la mente, los estados de consciencia y exploran el espacio de la mente, igual a como los astónomos han explorado el espacio del universo.

Los contemplativos budistas y otros, han encontrado multiples dimensiones, entre las que hay una dimensión de consciencia que se encuentra por debajo de nuestra psique ordinaria ó la mente consciente y subconsciente. Esta consciencia es no-conceptual, es luminosa y serena…. y nó surge de la materia. No surge de actividad neuronal en el cerebro. No es material. Está condicionada por la materia, pero no surge de ella. Aquellos que han logrado accesar este nivel de consciencia, lo han usado como una plataforma para observar más allá de las contaminaciones conceptuales, como cuando se lanza un telescopio Hubble para observar las profundidades del espacio, sin las contaminaciones de la atmósfera. Al accesar este nivel de consciencia se puede observar la realidad como un todo, en lugar de solo observar la realidad como una continuación mental personal e individual.

A través de este tipo de exploración mental profunda, los budistas llegaron a concluir que todos los fenómenos están vacíos de cualquier naturaleza inherente o identidad propia. Todos los fenómenos surgen en relación al medio sobre el cual el fenómeno está siendo observado. Así que los fenómenos perceptivos, como: colores, sonidos, sabores, etc., todos surgen y existen únicamente en relación a la percepción de los mismos. No existen independientemente, ni adentro del cerebro, sino solo en relación a quién los está percibiendo.

Los budistas fueron aún más profundo al afirmar que todas aquellas cosas que imaginamos que existen independientemente a nuestra percepción, como las partículas, campos, ondas, espacio y tiempo… estos también son construcciones huamanas. Nosotros los hemos definido y estos también existen únicamente en relación a la mente que los está percibiendo. No existen de manera independiente en un universo absolutamente objetivo. Todos los fenómenos surgen como una serie de eventos interdependientes.

Estos puntos de vista encuentran su paralelo en la mecánica cuántica moderna y varios físicos, que al explorar de manera tan profunda el mundo físico, han descubierto que no sabemos nada del mundo físico tal como aparenta existir, de manera independiente a nuestros sistemas de medición. Todo lo que sabemos del universo, es lo que el universo nos revela en respuesta a nuestras preguntas y nuestros sistemas de medición. En otras palabras, incluso el concepto de materia es algo que surge de información y la información es lo que nosotros extraemos de nuestros sistemas de medición y no existe información sin que haya alguien que esté informado, oséa un observador, oséa consciencia.

Alan Wallace

Comentarios

comentarios